Paris Roubaix Challenge. Rodando en el infierno del Norte.

jueves, abril 16, 2015

Como en las grandes citas, la crónica será larga, pero si queréis un resumen ahí va:

La "Paris-Roubaix Challenge" es como si te dejan jugar una pachanga en el Bernabéu el día antes de la final de la Champions".
He dicho. :)


Y ahora ya se puede comenzar con la crónica:

Después de unos cuantos meses de entrenos... Llego el momento de empaquetar la maleta y marchar.

Medio armario biker en la maleta

En los detalles del viaje no me voy a extender demasiado, mucho madrugón para ir al aeropuerto (4a.m arriba!), muchos nervios cuando nos perdieron una maleta con más de la mitad de los cascos, zapas y complementos... (Menudo subidón cuando apareció) Muchas risas, y muuuucha conversación sobre dos ruedas.



Café con licor de huevo en un pueblo "Pit-Stop" en Bélgica

Y así tras un viaje de más de 14h nos plantamos en el Lille, el que iba a ser nuestro centro de operaciones.

Bonito el centro de la ciudad de Lille

El día anterior de la prueba, y tras dormir bien, nos desplazamos al velódromo de Roubaix, para recoger los dorsales y las bicis de alquiler que habíamos reservado.  

La susodicha: con mi sillín y pedales

El trato del alquiler fue muy correcto, las bicis se encontraban en buen estado, y solucionaron los problemas, como un desviador que no funcionaba bien, con rapidez. Recomendable si no te apetece viajar con la bici, o como yo, que la que tienes no es que sea una maravilla que te cree la necesidad de arrastrarla por media Europa.

La recogida de dorsal rápida, y el  pack del corredor era eso... Un dorsal, bueno en concreto un sobre con:

  •   Dorsal con chip
  • Cartulina con teléfono de emergencia e información de la marcha
  •  Pegatina para el cuadro con los puntos kilométricos de los tramos de pavé y la situación de los avituallamientos.

¿Regalos? Aquí no.. La organización fue perfecta eso sí. Pero si querías un recuerdo, debías de pagarlo en la tienda correspondiente donde había maillot, conjunto completo, camisetas...

Una vez con los dorsales, comidos y vestidos de ciclista, nos dispusimos a probar las bicis, para ver si todo estaba correcto y a intentar hacer algún tramo de pavé. A los 5km dimos la vuelta por el tema del desviador que no funcionaba. Una vez solucionado esto, estuvimos casi una hora dando vueltas hasta conseguir meternos en la ruta de la carrera. Y es que "La Roubaix" va por carreteras y "caminos" :) secundarios que ojo para encontrarlos.

Probando las bicis y la Gopro

Tras perdernos unas cuantas veces, una señora súper maja, nos ve con los mapas en un cruce, y nos indica cómo llegar al Carrefour de l'Arbre. Y ese fue nuestro primer tramo de pavé. ¡Estreno por todo lo alto!  Tramo de 5 estrellas. Fuck yeah!!

Y ahora viene la pregunta que seguramente te estarás haciendo. ¿Y cómo es el pavé? O más concretamente como es el pavé de La Roubaix. La definición más rápida que se me viene a la cabeza es Salvajada o Desbarrada, con mayúscula. Es coger una bici de carretera y meterla en un pedregal, con las piedras que no se mueven del suelo, pero eso es.

En sensaciones... Es la misma sensación que pillar una rodera de tractor seca, pero con bici de carretera y que dura kilómetros... Es como si te meten en una coctelera y te agitan mientras vas pedaleando... Es PAVÉ.

Obligatoria foto en el cartel

Volvemos a pasar el tramo, ya en el sentido de la marcha, y seguimos la ruta que ya está marcada hasta el final. Al acabar esos 20km y con solo cuatro tramos de pavé realizados, nos miramos; brazos destrozados, dolor de espalda, alguna ampolla en la mano. ¡20 kilómetros y estamos así! Mañana va a ser duro.

Nos cambiamos y entramos al velódromo cubierto, donde se celebra una Gala benéfica "La nuit de la Veló", pero se hace tarde y después de comer un pecho bocata y una coca-cola, marchamos al centro de operaciones a cenar hidratos y a descansar.

DIA D: LOS DÍAS GRANDES EMPIEZAN A LAS 3.45 A.M.

Igual que en la pedals, despertador a las 3.45, desayuno rápido, cargamos las bicis en la furgo y salimos hacia el velódromo de nuevo. La organización pone autobuses que te llevan a la salida por un módico precio de 30€. Hay que recordar que la ruta es lineal, al seguir el mismo recorrido que la carrera profesional.

El despliegue organizativo es impresionante, unos 30 autobuses con sus respectivos remolques para bicicletas, con ganchos y espacio para que viajen sin rasguños ni choques y como no, a las 5.30h, arrancamos, puntualidad europea.

El viaje dura casi dos horas, para hacer los casi 170km que no separan de la salida. A mitad de camino empieza a llover. Entre cabezada y cabezada, me como un sandwich de jamón, mientras voy pensando que lloviendo puede ser un infierno y si la carrera se llama el Infierno del Norte tiene que ser por algo.

Bajamos del autobús y ya es de día, sigue lloviendo y... la cosa no pinta bien. Saco el Gore a pasear, dejamos la mochila para que nos la lleve de vuelta la organización a Roubaix y empezamos.

La salida es libre en un intervalo de 2h, son casi las 8h cuando pasamos por el arco, pita el chip y comienza nuestra Paris-roubaix particular.

Los primeros kilómetros empieza a tirar Alejandro, (Mi rincón bike), y enseguida veo, lo que ya sabía, que los iba a ver hasta el primer tramó de pavé, porque ese ritmo no era el mío.

Nos metemos en el primer tramo de pavé, y Alejandro y Xavi (Blog), se escapan, me quedo con su cuñado Dani, que dice que se lo va a tomar con calma al principio. Y el tramo pues eso... Coctelera y el mundo agitado. Si vas por el lado, si se puede,  se va mejor, pero hay algo más riesgo de pinchar.  Como está lloviendo de atrás, se va y derrapa un poco la rueda. Parece que lo mejor es ir rápido pues la propia inercia te hace ir rápido.

Sufriendo en mojado

Al salir del tramo, encontramos a los dos, parados a un lado, han pinchado. Parece que la organización no iba desencaminada cuando recomienda llevar 4 cámaras por persona. Yo y Dani tiramos para adelante, porque si ya me llevaban a remolque y me soltaban en el pavé, estos recuperando terreno me abrasan en 10 kilómetros.

Vamos tirando y los tramos van pasando... Uno de los primeros, es tramo 5 estrellas y cronometrado, hay 3:
  1. Quiévy à Saint-Python km 26
  2. El bosque de Aremberg km71
  3.  Carrefour de l'Arbre km 146


Un puntazo de la organización es que además del cronometrado, en la salida de cada uno de estos tres, te graban un vídeo y lo cuelgan en la web. Y esto sí que es gratis. Las fotos hay que pagarlas y a doblón.


Vamos haciendo con Dani, en el primer avituallamiento no paramos, la primera parada la hacemos a la entrada de Aremberg para echarnos una foto. Muchas años viéndolo en la tele y estamos aquí. ¡Brutal! Y tramo cronometrado al canto. Con la emoción del momento entro a tope en el tramo, duro 5 segundos... Como ha llovido, la humedad, el musgo y el barrillo, hacen que resbale cada piedra. Se me va a atrás y casi me voy al suelo. Eso me pasa por creerme Cancellara jajajajaja

En el Aremberg!!

Al final el tramo se resumen en los 2.5km más largos de vida ciclista, entre pavé y pavé hay veces que cabe la rueda, además hay bastante gente, las mtb pasan a dolor (Si, hay gente que va en mtb, pero en los tramos de carretera los fundes) y esta la humedad; voy haciendo como puedo. Un resbalón me manda fuera del pavé, pero tras unos metros toca volver, hay que disufrir el tramo como sea.

Dani acaba un poco antes de que yo. Cuando salgo esta el tío con una sonrisa que lo flipas. Yo iba alucinando también la verdad. A partir de aquí, parece que vaya sin cadena el tío, y me lleva "a rueda" casi lo que queda de prueba!



Seguimos con la tónica de lo que es esta marcha, tramo de carretera, tramo de pavé, tramo de carretera, tramo de pavé. Los tramos de pavé son duros, pues te rebota el mundo, y para ir un poco rápido hay que sufrir. A tramos por alguna escapatoria lateral, a tramos por el centro se van pasando y dos cosas muy importantes:
  • ·         No pinchamos
  • ·         No nos caemos

Lo cual está muy bien. :) :) :D

Paramos en los avituallamientos que quedaban, hay un surtido increíble: plátanos, naranjas, barritas, isotónica, ¡gofres! Lo único que echo en falta es Coca-Cola, pero bueno, supongo que por aquí no será lo habitual.

Sobre el kilómetro 100, me pega el compañero un palo que me desmonta, hace rato que no llueve pero hace viento y bastante molesto. En un tramo con viento en contra, me suelto del grupo que va tirando por coger un gel, y a pesar de dejarme los ***** no logro pillar rueda. Menos mal que pasan un grupo de 3 mastodontes 1.90m que me llevan otra vez de vuelta. Encima llegamos y la única que le aguantaba la rueda era una rubilla vestida de Assos con pinta andar como una moto. :)

Otro recuerdo es entrar en un tramo de pavé y ver que tiene 500m (hay un cartel que marca las estrellas., ***, y longitud al inicio) y pensar: va este es fácil. Y a los 2 segundos ver que sí, que es corto, pero que no tiene una piedra bien puesta. ¡Menuda manera de botar!

Van pasando los kilómetros y Xavi y Alejandro nos os pillan, así que está claro, que o han vuelto a pinchar o algo raro les ha pasado... Queremos pensar que han vuelto a pinchar.

Y llegamos al kilómetro 142, Carrefour de l'Arbre, último tramo cronometrado y 5 estrellas!!! Dani me dice que entra a full y que me espera en la salida. Yo me lanzo a disufrirlo con lo que me queda.

Fotón para recuerdo



Salimos y ahora sí que tenemos la Roubaix al alcance de la mano, nos quedan 20 kilómetros, con 2 tramillos de pavé y además conocidos del día anterior. Este último tramo lo tomamos con mucha calma, disfrutando lo que nos queda.

Tras una entrada peligrosa a Roubaix, pues hay mucho tráfico y la marcha es con el tráfico abierto, entramos al velódromo. Media vuelta y La Roubaix es historia. HEMOS ACABADO!!



2 minutos después, entran Xavi y Alejandro, han pinchado 2 veces y han tenido un problema con un pedal. Hubiera molado entrar juntos a dar la vuelta del velódromo, una lástima. Aunque hablando con ellos... Creo que si nos pillan tampoco hubiéramos entrado juntos jajajajajaja. Aun con el problema del pedal, han sacado media hora menos en movimiento, cracks.

Con la medalla de finisher

A los 10 minutos de llegar empieza a llover de forma curiosa, recogemos la mochila, devolvemos las bicis que se han portado fenomenal, y a las duchas. Por supuesto nos vamos a las míticas duchas antiguas, donde cada puesto para cambiarse tiene el nombre de un ganador.

Las duchas del velódromo antiguo

De ahí a comer un buen plato de pasta con carne que nos lo hemos ganado. No paran de los comentarios de la desbarrada que es el pavé, de lo que mola Aremberg, de que...

Como conclusiones sobre la prueba yo saco las siguientes:
  • ·         Si te gusta el ciclismo debería estar en tu lista de "futuribles"
  • ·         Las sensaciones del pavé no se pueden explicar, hay que vivirlo
  • ·         Pasar por Aramberr y L'Arbre es una experiencia brutal
  • ·         Ver pasar al día siguiente al pelotón también (Siguiente entrada)
  • ·    Es llana 170km y +800m, pero si llueve puede ser EL INFIERNO DEL NORTE, como bien es conocida la prueba. A nosotros nos llovía poco, pero sale un buen día de lluvia LO FLIPAS.
  • ·         Para llevar solo 4000/5000km de carretera en mi vida, hice un papel bastante digno


Por la tarde noche salimos a por una cerveza y a descansar, que al día siguiente hay que ir a ver pasar a los pros y flipar, pero eso será en la próxima entrada.


¡Hasta la próxima bikers!

Si habéis llegado hasta aquí: ¡Felicidades!
Voy con un lió TREMENDO, pero habrá vídeo, igual es en Mayo. 

You Might Also Like

8 comentarios

  1. uuuuuaaaauuhhhhh que envidiaca mala amigo!!
    Ehorabuena, un pedazo de aventura, un sueño, si señor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!
      La verdad es que lo pasamos genial!

      Eliminar
  2. Que grande eres!!!. Me das mucha envidia.... a ver si podemos rodar juntos alguna vez.

    Un abrazo, El Gen....

    ResponderEliminar
  3. He llegado al final. Ha sido un bonito relato de una gran experiencia. He visto tantas veces por TV está carrera, que me puedo llegar a imaginar la sensación que has vivido.
    Gracias por tu relato, seguir tu blog va a ser un placer. Palabra de blogger.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mola mucho, y ver en directo a los pros también, como pasan macho... Los mortales somo abuelitas en bici.

      Gracias por el comentario!! :)

      Eliminar
  4. Enhorabuena por tú participación en una marcha tan mítica como esta, toda una experiencia y felicitarte por la crónica, no he podido dejar de leerla.

    Bueno ahora andarás como una moto en los Monegros ¿no? Suerte.

    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Trappist!

      Lo de la moto y los Monegros lo dejamos para los primeros... :)
      Yo a ver que sale, no creo ni que me acerque al año pasado, que me fue muy bien.

      Un saludo!

      Eliminar

Subscribe